Bienvenidos

Deseo que sigais mi Blog, gracias

07 enero 2010

2ª Vivencias



Hoy seguiré contando mis vivencias del paso de la niñez a la pubertad, o dicho de otra forma a la edad de trabajar. No teníamos la mayoría de edad hasta los 21 largos años. Pero para trabajar a los 14 eras válido. Hacia años que ganaba algún dinero cuidando de unos vecinitos, pero como los quería mucho era un placer.

No aprobé el examen para el titulo de Graduado Escolar, no podía ser puesto que los dos últimos años dada la enfermedad de mi madre faltaba mucho a clase. Me gané el titulo de Estudios Primarios, y me siento orgullosa, en esos tiempos había mucha gente analfabeta.

Comencé de aprendiza de dependienta, me gustaba mucho. Ahí empezaron mis problemas. Mi jefe un señor muy querido por sus amistades que lo tachaban de buenísima persona y que para mas datos de su bondad, pertenecía a las Congregaciones Marianas (creo se decía así) Pues este señor tan BUENISIMO empezó (como se dice ahora)a acosarme sexualmente. Lo pase muy mal y además no me atrevía a contarlo en mi casa, el dinero que yo ganaba era poco pero imprescindible dado que también mi padre estaba enfermo. Se lo conté a una Monja muy conocida de mi familia y claro ella me busco otro trabajo pues creía que tenía que salir de allí cuanto antes.

Me coloco en la cocina de un colegio y allí que me fui. El problema en principio era que solo podía salir los domingos desde las 3 hasta las 6. Pero lo acepte.

Y desde luego la experiencia fue mucha, en año y medio que aguanté, tengo para otro capitulo.

Gracias por leerme para mi resulta beneficios explicar estas vivencias que tanto me marcaron.


El dibujo es del pintor Merello

21 comentarios:

Paco Alonso dijo...

Siento enormemente esos malos tratos que posiblemente dejaron huella en tu vida, dar gracias al cielo por esa persona que te ayudó.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Toñi (picapusa) dijo...

se desahoga mucho contando uno a veces según que cosas, verdad??.

Un abrazo apretao, besitos

TORO SALVAJE dijo...

Menudo sinvergüenza, a Dios rogando y ....

Que asco.

Me gusta leer lo que cuentas. Me resulta entrañable y muy interesante.

Gracias.

Besos.

Katy dijo...

Me imagino que no fueron fáciles estos años para tí, tan jóven y ya ayudando a la familia. Era una época muy difícil, y había que salir adelante. El hijo no solo no era una boca para alimentar sino que ayudaba económicamente en casa.
Un abrazo Josefina. Gracias por compartir estas vivencias

Nikkita dijo...

Josefina, es un lujo que compartas tus vivencias y poder leerlas. Espero la continuación.
Besos

Mercedes dijo...

He caído por aquí casi por casualidad y me alegro. Me gusta que nos cuentes tus vivencias. Gracias.
Saludos y hasta pronto.

Glo dijo...

¡q terrible debió ser¡ ¡q impotencia¡
con el tiempo no le has denunciado?

josefina dijo...

Querida Glo, ese señor no era joven en aquel tiempo. Hace años que debió de morir. No lo denuncie porque entonces no podías contar esas cosas.
Pero cuando escriba mi siguiente relato verás no me quedé tan tranquila.
Gracias a todos por vuestros comentarios.
Un abrazote

Inés María Díaz dijo...

Hola Josefina, me gusta cómo vas contando tus recuerdos, malos y buenos, el caso es que están ahí y hay que echarlos fuera. Un besazo para ti, Inés

Xiomara Beatriz dijo...

Josefina gracias por tu visita y permitirme compartir tus vivencias ... ir abriendo las ventanas es un buen comienzo para una buena amistad…sabes que escribir ayuda a irle quitando peso a las cargas que todos llevamos de manera consciente o inconsciente…no hay herida que no cure el tiempo …aunque queden las cicatrices debemos recuperar la sonrisa … como él hay muchos cuervos que intenta despedazar la inocencia …espero que haya podido perdonarse pues podemos mentir a todos y ponernos una careta de respetabilidad mas sin embargo jamás podemos mentirnos e huir de nosotros mismos …te felicito por tu valentía ....besos

haideé dijo...

Muchas de nosotras y nosotros vivimos experiencias parecidas... y no sólo de hombres... era lo "normal" ya que esa práctica se realizaba mayormente porque a ellos y ellas mismas también se lo habían hecho. Y como bien dices, estabas descubriendo las caricias. No todos-todas supieron ver que era desagradable, al menos para ellos-ellas. Este es el problema, que, dependiendo a que edad, uno no está preparado para discernir.
Me alegra saber que lo contaste y te escucharon, sabes bien que no siempre era así. Aunque tal como lo cuentas no parece que fuera el cambio positivo... bueno, esperaré.
Y ese ayudar a la familia a metido a más de uno en graves conflictos emocionales a posteriori, tanto como no reconocer a su propio hijo lo que estaba contando por miedo a perder el aporte económico... este siempre era un juego a dos bandas... como sigue ocurriendo hoy en día a pesar de todo el bullicio que se monta al respecto...
Profundizando más en los acontecimientos uno es capaz de ver más allá de lo que aparente ser...

El prestigio es lo que nos trae, inmunidad porque los que están a nuestro alrededor no quieren admitir que son cómplices... o bien se pasa la extremo contrario y se cepillan a todo aquel que se le ocurra se cariñoso-sa con un niño, y digo cariñoso en el sentido más tierno, ese que te lleva a sonreírle a un niño, a acariciarle la cabecita cuando tu vas más rápido, a abrazarlo si está llorando... Seres humanos, ya lo he dicho, muy interesantes de investigar, comenzando por nosotros mismos...

Siento que te hayas sentido en la trampa de tener que callar ante tu familia por la cuestión económica, esto es para mi lo más relevante... pero es mi opinión. Espero que sea catártico el contarlo... aunque uno siempre se deja en el tintero muchas cosas, porque también prefiere olvidar o no recordar...

Un abrazo Josefina. Seguiré leyendo.

anamorgana dijo...

Tus vivencias son muy interesantes.
Que tiempos, menos mal que la monja era de las buenas.
Dura la cocina, seguro.
Espero el resto.
Besos

Danimenorca dijo...

hola josefina, seguire leyendote, es interesante lo que escribes.
Feliz año 2010 para ti y gracias por tus visitas.
Saludos

haideé dijo...

http://pensamientoliberado.blogspot.com/2009/05/primer-chakrala-lealtad-i-segunda-parte.html

http://pensamientoliberado.blogspot.com/2009/05/primer-chakrala-lealtad-i-primera-parte.html

Te dejo estos dos enlaces, queda de tu mano leerlos o no.
En la parte de abajo está en cada uno de ellos los enlaces a las anteriores entradas relativas a esta autora. Hay más hacia adelante pero no me parece correcto ponerlos todos, sería un abuso, :)

Es otro concepto de curación, más cercana a el sentido holístico.

De nuevo un abrazo

ROCIO dijo...

Desde el blog de Inés viné a visitarte y me agrado tu blog.

Un cordial saludo.

Rocío

http://mrociorc.blogspot.com/
http://asterio-rocio.blogspot.com/

Eva Magallanes dijo...

Josefina, te tocó duro. Que una niña a los 14 años deba trabajar es desolador, sigue sucediendo en el planeta y el abuso a menores ya es una pandemia. Gracias por compartir vivencias tan íntimas, intuyo que a lo largo de tu vida has podido reciclarlas y sanarlas y seguramente habrás recibido bendiciones y experiencias maravillosas que hayan podido equilibrar la balanza.

Te dejo un saludo fraterno desde el confín austral!

pd: en mi blog escribí hace un tiempo una reflexión en torno a una pintura de Merello, quizás te interese.

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...me imagino que compartiendo tus "vivencias", es como quitarse un peso de encima, está bien compartir lo bueno y lo malo, espero que esto que has escrito para compartirlo con nosotros, te ayude, ya no a olvidar porque esto no creo que se olvide, pero sí a que sientas el apoyo que podamos darte.
Un abrazo muy gordo.

yraya dijo...

Y tanto que te tiene que resultar beneficioso contar tus experiencias en la vida, pero me imagino que también doloroso.
Cuantas atrocidades se cometía con
la gente joven y la no tan joven solo por mantener el trabajo y mira hoy a la juventud, no aguantan ni media y bien que hacen.
Seguiré con tus vivencias, te considero valiente por ello, yo no sé si seria capaz.
Un besote

santiago dijo...

menudo cabrón, con perdón y medio cura, lo siento siempre ha existido gentuza.
Un placer leerte y entrar en tu casa

fiaris alfabeta dijo...

pienso que a veces,los blogs sirven para desahogarse, amiga la verdad a veces pasan cosas en nuestras vidas que estan años guardadas y cuando las cuentas es una liberación ,cariños desde Uruguay

La cuentera Idaluz dijo...

Duro tener que trabajar en edad adolescente, más duro tener que aguantar el acoso de ese tipo. La sencillez con la que lo narras seduce al lector. Sigo leyendote.