Bienvenidos

Deseo que sigais mi Blog, gracias

29 junio 2010

¨Pensamientos de una anciana


La vieja malhumorada

Qué ven?
Qué piensan
cuando me miran?
Una vieja malhumorada,
de costumbres inciertas,
con sus ojos soñadores
fijos en la lejanía.

La vieja que escupe la comida
y no contesta
cuando tratan de convencerla
“Dele, haga un pequeño esfuerzo”

La viejita, quien ustedes creen
que no se da cuenta de las cosas
que ustedes hacen y que
continuamente pierde el guante o el zapato.

La viejita, quien contra su voluntad,
pero mansamente les permite
que hagan lo que quieran,
que la bañen y alimenten,
sólo para que así pase el largo día.

Es esto lo que piensan?
Es esto lo que ven?
Si es así, abran los ojos,
porque esto que ustedes ven no soy yo!

Les voy a contar quién soy,
cuando aquí estoy sentada tan
tranquila,
tal como me ordenan,
cuando como por orden de ustedes.

Soy una niñita de diez años
que tiene padre y madre,
hermanos y hermanas,
que se aman.

Soy una jovencita de dieciséis años,
con alas en los pies,
que sueña que pronto
encontrará a su amado.

Soy una novia a los veinte,
mi corazón da brincos,
cuando hago la promesa
que me ata hasta el fin de mi vida.

Ahora tengo veinticinco,
tengo mis hijos,
quienes necesitan que los guíe,
tengo un hogar seguro y feliz.

Soy mujer a los treinta,
los hijos crecen rápido,
estamos unidos con lazos
que deberían durar para siempre.

Cuando cumplo cuarenta
mis hijos ya crecieron
y no están en casa,
pero a mi lado está mi esposo
que se ocupa de que yo no esté triste.

A los cincuenta, otra vez,
sobre mis rodillas
juegan los bebés,
de nuevo conozco a los niños,
a mis seres amados y a mí.

Sobre mí se ciernen nubes oscuras,
mi esposo ha muerto,
cuando veo el futuro
me erizo toda de terror.

Mis hijos se alejan,
tienen a sus propios hijos,
pienso en todos los años que pasaron
y en el amor que conocí.

Ahora soy una vieja.
Qué cruel es la naturaleza!
La vejez es una burla
que convierte al ser humano
en un alienado.

Sin embargo, dentro de estas viejas ruinas
todavía vive la jovencita.
Mi fatigado corazón, de vez en cuando,
todavía sabe rebosar de sentimientos.

Recuerdo los días felices
y los tristes.

En mi pensamiento vuelvo

a amar y vuelvo a vivir mi pasado.

Pienso en todos esos años
que fueron demasiado pocos
y pasaron demasiado rápido,
y acepto el hecho inevitable
que nada puede durar para siempre.

Por eso, gente, abran sus ojos,
abran sus ojos y vean!
Ante ustedes no está
una vieja malhumorada
ante ustedes estoy YO!!



¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

Esta poesia la puso Lucia en una entrada de su blog, me tocó muy profundamente pensando en los mayores que me precedieron y por esto la pongo en esta entrada

14 comentarios:

Mercedes dijo...

Una poesía preciosa, que retrata muy bien el sentimiento de las personas que a cierta edad, por el hecho de haberlo perdido todo, les quitan la dignidad. Me ha venido a la mente una frase: "acuérdate de la niña de tus ojos". Deberíasmos acordarnos que los viejos son la suma de sus días.
Un abrazo.

fiaris alfabeta dijo...

Por favor nunca mejor compartido algo!!!un abrazo amiga

Katy dijo...

Hola Josefina, hace tiempo que lo publique en mi blog. Estámuy bien concienciar a la persona que de trás de cada rostro arrugado hay una vida vivivida.
Un beso

Jose dijo...

Preciosa poesía donde es verdad los mas jóvenes se creen que la abuela no se da cuenta.

Hoy he escuchado una conversación en la playa entre un abuelo y su nieto, y en verdad te hace pensar,lo que le decía el abuelo,mira tú estas en la primera infancia, y yo estoy en la segunda infancia, por algo las personas mayores se vuelven como niños.

Un saludo

TORO SALVAJE dijo...

Una poesía genial.
Muy buena.
Y cargada de razón.

Besos.

"ACAPU" dijo...

Muy buena poesía, porque nos recuerda lo que tantas veces olvidamos. Siempre hay alguien con sentimientos más allá de las apariencias, o de una mirada superficial.
Un abrazo

MAMÉ VALDÉS dijo...

Todos llevamos un anciano dentro, es solo cuestión de tiempo, un saludo.

medianoche dijo...

Una verdad que lastima, bella poesía.

Besos

Mos dijo...

Todos llegaremos a viejos o a muy viejos alguna vez.Y peor para nosotros si no llegamos.
Es triste pensar que será entonces cuando no nos hagan caso, cuando, en cierto modo, estorbaremos y estaremos a merced de lo que quieran hacer con nosotros.
Detrás de cada anciano hay una persona que sigue teniendo sentimientos y que quiere a los suyos como la primera vez.
Merecen todo mi respeto y pienso que debemos corresponderles con parte de lo que ellos nos han dado toda su vida.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

Glo dijo...

tnemos que venerar los años como antiguamente las tribus veneraban la sabiduría...

Nikkita dijo...

Magnífica Josefina, creo que se resume muy bien en una frase: La viejita, quien ustedes creen que no se da cuenta de las cosas. Si toda la sociedad tuviera el mismo respeto por los mayores, otro gallo nos cantaría.
Besos.

Abuela Ciber dijo...

Tristeza infinita.


Gracias por tu visita y palabras vertidas.
Cariños

Tessa dijo...

Hola Josefina:
Que poesia mas tierna y verdadera, los años que pasan dejan huella en nuestra memoria de algun abuelo que ya no esta, pero cuanto aprendimos de él.

Besos,
Tessa

Inés dijo...

Preciosa poesía mostrando el interior de la persona mayor, su vida.
Un beso