Bienvenidos

Deseo que sigais mi Blog, gracias

05 junio 2010

Hoy historieta con moraleja




Un hombre joven estaba de compras en el supermercado, cuando notó que una viejecita lo siguió por todos lados.

Si el se paraba, ella se paraba al lado de él y, además, se quedaba mirándolo.

Al fin, camino a la caja, ella se atrevió a hablarle y volteándose le dijo:“Espero que no lo haya hecho sentirse incomodo; es sólo que usted se parece mucho a mi hijo recién fallecido”..

El joven con un nudo en la garganta, replico que estaba todo bien, que no había problema.

La viejita entonces le dijo:- Joven, le quiero pedir algo poco común.

El joven le contestó diciéndole:- Dígame en que puedo ayudarla, señora.

La viejita le dijo que quería que le dijera 'Adiós mamá' cuando se fuera del supermercado, y que esto la haría Muy feliz!

El joven sabiendo que seria un gesto que llenaría el corazón y el espíritu de la viejecita, accedió gustoso.

Entonces, mientras la viejita pasaba por la caja registradora se volteo y sonriendo, con la mano le dijo:- ¡¡¡ADIOS HIJO!!!'Él, lleno de amor y ternura, le respondió efusivamente:- ¡¡¡ADIOS MAMA!!!'

El hombre, contento y satisfecho por que seguramente había traído un poco de alegría a la viejecita, continuó pagando sus compras.- Son $ 623,54 le dijo la cajera.- ¿Cómo tanto si llevo sólo cinco cosas???Y la cajera le dice:- Si, pero su MAMA dijo que usted pagaría por sus cosas también.
Moraleja:
No confíen en ninguna vieja loca que se les acerque en el supermercado


Este chiste lo puso Lucia en su blog

20 comentarios:

Balovega dijo...

Hola Josefina... Me he reído un montonazo con los chistes, un abrazo de buen fin de semana, lindos sueños

victorysilcana dijo...

¡¡Mira que lista la abuela!!.Buscando un hijo por semana en los super, tiene la compra asegurada de todo el mes.
Un beso

Inés dijo...

Jajaja, buena táctica la de la viejita.
Feliz fin de semana!
Besos

medianoche dijo...

Jajá, muy bueno, la viejita muy pícara sabía cómo hacer que sus cosas le costaran nada, muy gracioso.

Besos

El ave peregrina dijo...

Pícara...picariña, la viejecita...algo parecido me pasó a mí...pero en un comercio de ropa...una chica me preguntó si le podía mirar como le quedaba la prenda que probaba...y yo le dí mi opinión...inocentemente cuando fui a pagar me dice la cajera tiene un pantalón que pagar...lo llevó su hermana...¡Vaya sorpresa me llevé...!les di mis explicaciones...pero con un sonrojo ...que no veas... y tuve suerte que en el comercio trabajaba un primo mío y le hice llamar, además era el encargado...mas tarde supe que era una habitual "choriza" que ya tenían fichada.(Supongo que por las imágenes de las cámaras lo sabrían...)
El chasco fue mayúsculo...Ah y si me ves no me preguntes como te queda la prenda...Ni caso hago...
¡Que vergüenza e impotencia pase...!
Un abrazo Josefina.

Josefa dijo...

Hola Josefina: Gracias por este cuento me has hecho reir. Lo contaré a mis amigas.
Un beso.

anamorgana dijo...

Hola Josefina, es muy bueno, me ha hecho reír.
Siempre llego un poco tarde porque no veo tus actualizaciones, me pierdo cosas.
Un beso y buen fin de semana

Mercedes dijo...

Je, je, je, je... Vaya con la tierna viejecita. La pobre... lo haría para sobrevivir; habrá que perdonarla. Je, je, je...
Buena historia. Gracias.
Buen fin de semana.

TORO SALVAJE dijo...

Jajajjajajajaja, vaya con la viejecita...

Besos.

fiaris alfabeta dijo...

jajajajaja ya no se puede confiar en nadie!!!besos linda

Lectores Inquietos dijo...

Josefina jejejejeje me encanto
toda la moraleja me rei mucho
y por ello te doy mis humildes
gracias por el ratito tan bueno
que e pasado en tu blog.
Un fuerte abrazo amiga...

Trinity_X dijo...

que tal...soy una nueva visitante a tu espacio..muy divertido por cierto..

un placer...saludos

la gata dijo...

Hola Josefina

Ya conocía esta historia, es muy buena. La astucia no tiene límites...

Besos

Airama dijo...

Muy divertido, como para fiarse...
Saludos

Tris-ynarud dijo...

Jajajaja, si es que las viejecitas...

;)

Abuela Ciber dijo...

Ja ja buenisimo

Cariños u buen domingoooooo

Katy dijo...

Como para fiarse de las viejecitas estamos. Un conocida hace años en una iglesia le confió su bolso a una viejecita encantadora de ojos azules mientras iba a comulgar. Cuando volvió no encontró ni a la viejecita ni su bolso.
Me he reído un buen rato del inocente jóven. Pero nos podía haber pasado a cualquiera.
Besos y buen domingo Josefina

Eastriver dijo...

jajajaj, yo ya por sistema no me fío de ningua viejecita... jejeje. Un abrazo enorme.

Abuela Ciber dijo...

Vengo a desearte una buena semana

Cariños

Xiomara Beatriz dijo...

Jajajaajajaja me he reído muxo josefina eso nos pasa a la gente de buen corazón pasamos por ingenuos jajajaj…besos querida amiga