Bienvenidos

Deseo que sigais mi Blog, gracias

25 julio 2015

Trazos de mi vida ( 1 )




Hola, ¿se puede?
Hace tiempo que quiero contar mi vida no desde el resquemor por algunos momentos  duros, si no desde mis vivencias llenas de momentos de gran importancia para recordar y pisar con los pies en la tierra.



Nací en la casa de un carpintero llamado José, no os asustéis, mi madre no era María, se llamaba Celia.  Mis padres ya tenían una hija que fue la alegría de la familia cuando vino al mundo.

 Yo fui la segunda y como eran tiempos en los que no se sabía el género del feto, estaban todos ilusionados con un varón y allí vine yo  ¡que chasco cuando vieron que en vez de una hermosa  colita fue…. Un diminuto “chochito!

Mi hermana tenía más de dos años y era una preciosidad de niña, Rubia con unos ojos azules preciosos,  tremenda, divertida.


A mi nunca me lo dijeron, pero vi una foto de recién nacida y la verdad que era una carita diminuta, eso sí con unos ojos grandes morenita de pelo y un cacho de frente… mi padre me decía que tener la frente grande era señal de inteligencia, yo más bien  creo que el pelo se equivoco al salir y no savia donde empezar ni donde terminar, pues la nuca la tengo bien poblada.


Ya estaba aquí, me pienso que el disgusto no les duró demasiado, creo que en su deseo de tener un muchacho, salí yo, una niña muy manitas, me gustaba ayudar en el taller de carpintería a mi padre.

. Desde bien jovencita igual pintaba la casa que arreglaba un enchufe, labores que más bien en aquellos tiempos las hacían los hombres.

Fui  un  bebe difícil, enclenque y creo que a mis padres les di algún disgusto por mi salud, porque aunque no fui lo que ellos querían, los padres cuando te tienen en sus brazos quieren mucho a los hijos y ese debió de ser mi caso.

La vida continuaba y cuando yo casi tenía tres años vino al mundo la tercera hija de José y Celia, yo creo que a esta tercera no se habían hecho ilusiones, y es que nació una niña también preciosa con una piel blanquísima y un pelo rubio. Si la primera era tremenda esta se llevaba el premio. De pequeña decía que sería maestra para pegar a los niños.

Ya mis padres tenían un trio de niñas, yo conforme pasaba el tiempo era mas bonita y tengo que decir que mis hermanas seguían siendo fantásticas yo un poco mas tímida o algo así,



Hasta aquí os he contado a grandes rasgos mis primeros tres años de vida, no he podido contar anécdotas porque ni me han contado ninguna ni las recuerdo. Ser el segundo hijo en aquellos tiempos en los que no se planificaban los embarazos y eran tiempos duros, debía de ser un “coñazo” sobretodo si ansiabas un género y salia otro.




*************
***********************





6 comentarios:

Alfa Fon-Amor dijo...

Me gusta esto,saber de ti,abrazos

JARA dijo...

Tiene originalidad la forma de contarlo.

Isabel Maria dijo...

Hola cielo que bonito tu relato, me ha encantado un beso muy grande amiga

Dina dijo...

Hacía días que no me daba un garbeo por los blogs y has sido mi primera opción... ¡¡ma encantau volver a leerte!!

MAMÉ VALDÉS dijo...

Un saludo desde lejos, el poco tiempo libre me hace "abandonar" la blogosfera, pero no por ello no me acuerdo de los blogs amigos, un saludo.

Isabel Maria dijo...

Que bonito tu relato amiga, te deseo que pases unas feliz Navidad un beso