Bienvenidos

Deseo que sigais mi Blog, gracias

25 mayo 2010

Arreglando los huertos

Desde que vengo al pueblo, me admiro de ver esta gente tan mayor, (Yo soy de las mas jóvenes)
y como arreglan unos magníficos huertos. Bien es verdad que hay gente mas joven, pero ellos se dedican a la ganadería, a el cuidado de los bosques y otros menesteres. También he aprendido lo que vale un palmo de tierra, la defienden con uñas y dientes. En estos tiempos que hemos pasado de derrochar, ver estas personas que lo aprovechan todo, yo, por ejemplo, cuando deshacía un paquete cortaba la cuerda y listo, aquí me he dado cuenta que es mejor desatar el nudo y guardarla, te puede servir para alguna cosa.
y así os contaría y no acataría.
Y el buen humor que tienen, y sueñan con los viajes del INSERSO.
********
Mientras mi marido pasa el multicultor yo saco fotos o hago de "mosca c....."
dando consejos que a mi marido creo le hacen ni fu ni fa, eso si en la foto a la
derecha, abajo, vereis una sillita, es para mí
*******


Aquí mi querido esposo pasa ese artilugio, que a mi me da miedo,
por eso le vengo a hacer compañía.
******

13 comentarios:

fiaris alfabeta dijo...

Me quedo encantada con tus vivencias querida,un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

El amor a la tierra que hermoso Josefina.

Y porque le tienes miedo a una herramienta que parece le sirve mucho a tu esposo????

Cariños

Jose dijo...

Menos mal que no se te ocurre plantar o regar pues esa es misión muy cansada.

En verdad no me extraña que tú querido esposo amigo y marido no te haga caso es que algunas veces sois un poco pesadillas no?

Un abrazo y disfruta de la libertad y esplendor del campo

auroraines dijo...

Josefina, que eso es mucho trabajo para él solo!
Vos le hacés compañía y a el le gusta, los plásticos de atrás son para proteger de las heladas, acá ayer cayó nieve, pero poca hace frío

Cuídate y no se agoten, un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Tú dándole consejos, anda que....
Cualquier día no se da la vuelta y sigue hasta Portugal.

Besos.

Chus dijo...

No veo la silla.
Me encanta el campo, la Naturaleza y las flores. Un beso

Luna. dijo...

Josefina, ¡que bonito y que suerte! Tanto a mi marido como a mi, nos encantaría de mayores, tener nuestro huertecito y vivir en un sitio así, sin preocupaciones, con tus hortalizas o frutas, dejando pasar los días, sin el estres que estamos acostumbrados. No pierdo la esperanza de poder hacerlo algún día!!
Precioso el huerto!

Mercedes dijo...

Me has recordado a mi abuelo, lo reciclaba absolutamente todo. Él tenía muy claro qué gastos eran esenciales y cuáles superfluos. Por supuesto, como tú nos has contado, jamás tiraba una guita, como él decía, o un periódico, y tantas cosas que ahora van a la basura sin pudor alguno...
Tienes suerte de poder acercarte al campo y a sus gentes, ellos tienen tanto que enseñarnos...
Por cierto, he buscado la sillita y nada, no la veo por ningún sitio.
Un abrazo muy fuerte.

Lectores Inquietos dijo...

Amiga gracias por compartir
tus cosas de la vida las fotos
preciosas ojala yo tubiera un huerto para sembrar pensamientos
y que den el fruto de mis poemas
puedo imaginar como huele a hierba
fresca y a tierra humeda que dulzura el campo lo mas sano
Un saludo Josefina...

medianoche dijo...

Hola josefina que linda vida al aire libre haciendo cosas tan naturales, tus vivencias son especiales.

Besos

roxana dijo...

bella entrada! muy natural y sincera! y muestra el amor y cuidado que le profesas a tu marido! compañero de viaje y de vida no?
un beso y un gusto!

Glo dijo...

josefina la tierra tiene algo de misterio que nos atrae como un imán. Nos da sus frutos generosos y es tan agradecida...me alegro que disfruteis tanto.

Maria Luisa dijo...

Josefina me ha parecido el artículo genial.
Sobre el reciclaje, que razón tienes ... hemos pasado de una abundancia (abundante) a no aprovechar nada.
Recuerdo a mi madre cuidándo su huerto con 86 años, decía que era mejor el huerto que el mejor de los balnearios.
Todo se guardaba: " Por si acaso".
Ahora todo se tira porque ya nada tiene valor.

Te quiero.
Besos a tu trabajador marido.