Bienvenidos

Deseo que sigais mi Blog, gracias

05 marzo 2010

Un padre coraje


Extremadura dice NO a la educación inclusivaManuel Rodríguez es el padre de Silvia, una niña de 12 años que lleva sufriendo discriminación y acoso desde hace más de un año. En esta situación insostenible, Silvia lleva más de un año sin acudir al colegio.Manuel es uno más de los padres coraje que está luchando porque se respeten los derechos de nuestros pequeños. Es terrible que esta situación se repita con tanta frecuencia. La historia de Silvia forma parte del Libro Rojo de la educación. Y no podemos consentir que la historia de tantos y tantos niños engorde las páginas de este Libro de la Vergüenza. Manuel me ha pedido que divulgue la situación de Silvia. A continuación os dejo la nota que ha redactado. ¡Nuestros pequeños no son invisibles! La educación es para todos. ¡Basta ya de discriminación!De casa de Anabel del "El sonido de la hierba al crecer" he copiado parte de esta noticias, con el fin de difundirla y ayudar a un padre desesperado.. sigue leyendo
Esta entrada es de mi amiga Balovega

19 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Voy a leerla.

Besos.

anamorgana dijo...

Esta situación se produce más a menudo de lo que creemos. Conozco casos aquí y los profesores lo que hacen es (por regla general)apoyar siempre al que no lo necesita y al que sufre algún déficit le llaman vago.
Besos

Mercedes dijo...

La educación es un derecho y un deber de todos, pero educación, no lo que hacen ahora, que no es más que asistir a clase para divertirse. Es intolerable que ir al colegio se esté convirtiendo en una tortura para muchos niños a causa de que la aulas se están convirtiendo en jaulas de fieras indomables.
Una entrada muy oportuna.
Un abrazo.

Jose dijo...

Hoy en dia se habla mucho de dictaduras de esas que dejarón hace tiempo muchos dolores.

Pero nadie habla de esas dictaduras invisibles que no han desaparecido ,pareciendo que todos las aceptan de buen grado.

Enterandose la gente cuando salen casos el que nos comunicas Josefina,Gracias un saludo

Nikkita dijo...

Me lo llevo para compartirlo, Josefina.
Buen fin de semana.

El ave peregrina dijo...

Es increíble Josefina que a estas alturas se siga con la discriminación de esta manera, y ese Libro de la vergüenza... debiera de desaparecer junto a estos abusos que marcan a los niños, ellos son las víctimas de todo esto.

Espero que todo se solucione de la mejor manera posible, no perdamos las esperanzas.

Un beso.

Alma Mateos Taborda dijo...

Es hora de acabar con los reiterados atropellos a los Derechos del niño que pasan a ser letra muerte en actitudes como éstas. Me uno solidariamente a este reclamo. Es hora de que todos impongamos un ¡BASTA YA! a estas cosas inadmisibles. Un gran abrazo y te sigo!

Xiomara Beatriz dijo...

Los padres coraje así debemos ser para luchar por los derechos de nuestros niños…que no son invisible que me ha tocado en varias ocasiones al mudarme tanto de país …luchar por que sean respetados tanto por compañeros y maestros …besos amiga de mi corazón se te quiere mucho esa alma llena de sensibilidad y compromiso por lograr un mejor el mundo cada día …besos

Elyam dijo...

Que lindo post, me gusto mucho.
Lindo blog, te sigo.
Saludos...

fiaris alfabeta dijo...

la verdad esto es increible,un abrazo

auroraines dijo...

Fuí a leerla Josefina. Deben cumplir con lo que se comprometieron y asegurar el derecho a recibir educación y la inclusión social de
todos los niños con capacidades especiales.
Un abrazo

PD. Acá la administración pública dentro de su personal hay un porcentaje de puestos que están destinados a personas como el caso que tratan y puede desempeñar un trabajo.

RMC dijo...

Asi debemos de ser todos, padres coraje, para defender los derechos de nuestros hijos, gracias por compartir la informacion.
que tengas una feliz semana
un beso.

Dina dijo...

El problema de la educación es bastante complejo. Educadores que se han olividado que son educadores, padres que no dejan a los educadores que cumplan su fin, profesore que tienen miedo de los padre y (lo que es peor) de los alumnos, hijos que saben que sus padres les van a cantar las cuarenta al profesor de turno porque los han castigado, etc. etc. etc. Se debería hacer un cambio en todos los sentidos... ni la rigidez de antes ni tanta manga ancha como existe hoy en día.

Luisa dijo...

Este es un problema que nos concierne a todos. Comencemos por educar a nuestros hijos en el respeto hacia los demás. Creo que si lo hacemos podremos comprobar que el mundo será un lugar mejor para todos. Pero antes, debemos aceptar que "suspendemos" en esa asignatura. Hagamos ver a nuestros hijos que "las diferencias" son conceptos que no deberían existir en el vocabulario.

Tengo un sobrino autista y sé lo que estará pasando este padre.

Un beso, Josefina. Buen fin de semana.

Edu dijo...

Cuando el estado omite su deber de tutelaje en la educación y el respeto a los derechos civicos y ciudadanos, aparece la barbarie.
Un Abrazo

Balovega dijo...

Hola Josefina...

MIles de gracias por difundir esta noticia de Manuel y su hija Silvia.

Te deseo lo mejor para el fin de semana y siempre...

Cuídate mucho.. Un besote de buenas noches

BB dijo...

Gracias Josefina, que interesante siempre tus entradas

Un abrazo
BB

yraya dijo...

Acabo de ver el vídeo de Manuel Rodríguez, padre de Silvia, que fuerte que tengas que sacar a tu hija del cole, porque el centro no hace nada para remediar esto, me imagino que el centro estará denunciado.
Y esta niña qué hará el día de mañana cuando tenga que enfrentarse a un instituto y lo que sigue?, se me ponen los pelos de punta solo de pensarlo.
Mañana colgaré el vídeo en mi blog, si te parece?
Un abrazo

haideé dijo...

Tendría tanto para decir aquí, que prefiero no decir nada. Tengo constancia de la cantidad de errores que se están cometiendo porque los profesores a su vez han sido mal enseñados... la pescadilla que se muerde la cola, y para colmo ahora se está implantando darles autoridad... en fin... cuando se comienza la casa por el tejado suele suceder esto.
MI apoyo para este padre que se ha decido a no dejarse convencer.
Un abrazo