Bienvenidos

Deseo que sigais mi Blog, gracias

07 abril 2010

Mis vivencias

La fabrica Hella tal como esta ahora











Ayuntamiento de Lippstadt
Iglesia en lippstadt



Recuerdo que las primeras fiestas Patronales de San Lorenzo que pasé fuera de mi querida Huesca y sin el calor de mi familia y amigos, fue bastante triste para las ocho, que fuimos juntas a Lippstad. Aunque bien es verdad que tuvimos una sorpresa pues vino a pasar las fiestas desde Huesca el novio de Conchita, y la verdad que los días que paso con nosotras lo pasamos muy bien. Las que fuimos de Huesca éramos Adela, Conchita, Enriqueta, Charo, Sara y su hermana que ahora no recuerdo como se llamaba, Juanita y yo.
Nos llevábamos bastante bien, pero por nuestro lado cada una tenía sus amistades.
También recordé mucho a mi familia las primeras Navidades que pase lejos de ellos aunque mi amiga Gisela (Frau Linnemam) me llevo a pasar Noche Buena y El DIA de Navidad con su familia, ósea su marido los suegros y sus cuñados que tenían un niño de cuatro años, me hicieron sentir como uno mas y los regalos al pie del árbol no faltaron para nadie. Ellos vivían todos en un chalet propiedad de los padres y se repartían la vivienda, eso si cada matrimonio contaba con su cocinita y baño aparte. Eso para mi era un lujo al ver en mi tierra gente realquilada y a veces con el wc comunitario, Desde luego en mi piso de Huesca teníamos nuestro cuarto de aseo
Mi amiga Resi también muchos fines de semana me llevaba a su pueblo que distaba unos buenos Km. de Lippstad, era un pueblo entre montañas i valles y recuerdo su verdor había ganado y sus padres y familiares me querían mucho.
Así pasaban mis días, Recuerdo a mi amiga Marisol mucho mucho, ella era asturiana de Mieres y siento mucho haber perdido el contacto. Lo mismo me pasa con Loli ella de Madrid, fue la primera mujer que se que su marido la maltrató, era preciosa y tenia un niño monísimo, siempre la recordaré, pues era una joven con bastante cultura.
Con Charo, nos llevábamos muy bien pero conoció a un chico madrileño, Paco, que trabajaba en la misma fábrica que nosotras y al poco tiempo se fueron a casar a Huesca y claro fuimos todas a la boda.
Yo los visitaba mucho en el apartamento que vivían y hacíamos comidas muy buenas.
De ellos tengo una anécdota muy graciosa, Charo se quedó embarazada y a todas horas le apetecían las tortetas (Se hacen en Aragón para la matanza del cerdo), yo le decía tu te llevas la mano al culete por si te sale la criatura con el antojo y aunque os parezca mentira le salio a la niña que tubo, una mancha en el susodicho culete.
Bueno hoy no cuento más, no quiero ser pesada

18 comentarios:

Mercedes dijo...

Me encanta leer tus vivencias, me parecen tan entrañables, y las cuentas con tanta claridad que parece que yo misma me trasladase a tu juventud. Me alegra saber que a pesar de la distancia nunca te faltó el cariño.
Muy bonito post, Josefina.
Un abrazo.

Glo dijo...

Se ve que tenías muchas amistades, q te cuidaban bien. Háblanos más de Alemania q siento curiosidad. bss

Katy dijo...

Hola Josefina, es muy difícil pasra esta fechas lejos de la familia. Yo también pasé por esto y sé lo triste que te sientes, por muy bien que estés,
Besos

auroraines dijo...

Era una fábrica importante, tus recuerdos y lo que viviste aún más.
Conocer otros lugares y costumbres
recibir afecto, darlo, son tatuajes en el alma de los que merecen recordarse.
Un beso

Chus dijo...

Muy ameno y entretenido. Un beso

Dina dijo...

Cuando se esta lejos te acuerdas de tu tierra, cuando estas en tu tierra te acuerdas de lo que hay lejos... ¿porque no habrá una manera de tener todo junto?

cris dijo...

me gusta que compartas tus vivencias. es una manera de vivir muchas vidas.. gracias

fiaris alfabeta dijo...

josefina,hermoso post ,me gusta de verdad leer tus vivencias,un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Las tortetas!!!
Me has hecho volver a la infancia.
Que buenas.

Besos.

Nikkita dijo...

Otro capítulo entrañable, Josefina. Me ha hecho gracia lo de la mancha del antojo, hacía mucho que no lo oía.
Besos.

Fernando Gonzalez Seral dijo...

...todo lo que nos cuentas es apasionante. Realmente son VIVENCIAS.
Un beso.

La cuentera Idaluz dijo...

Son entrañables tus recuerdos en la fria Alemania. Yo guardo al igual que tu buen recuerdo de mis compañeras de internado. Gracias por compartir con nosotros.

Xiomara Beatriz dijo...

“Me hicieron sentir como uno más y los regalos al pie del árbol no faltaron para nadie” el mejor regalo es la amistad…me da gusto leerte amiga …besos

Fugaz dijo...

Si se está lejos del hogar, las personas se sienten unidas en la distancia, y es bueno que te sintieras tan acogida con tus amistades. Son cosas que seguro te encanta recordar, porque dentro de la nostalgia que seguro sentíais todas, al menos os teníais mútuamente.

Nunca dejes de contar todas tus vivencias, es el mejor tesoro que posee el ser humano. Los recuerdos.

Luisa dijo...

De pesada, nada, Josefina. Lo que cuentas destila amistad, compañerismo y una vida plena. Y es verdad que da mucha pena perder el contacto con amigas con las que has compartido tanto. ¡Qué historias se han entretejido en aquella fábrica! Lo que cuentas de los antojos es muy curioso y puede que no tenga una base científica, pero es verdad, yo tengo un corazón en la rodilla y es que a mi madre se le antojaron una braguitas que tenían corazones y como estaba ya de ocho meses no le valían.

Un beso. Da gusto leerte.

victorysilcana dijo...

Josefina, cuando uno siente el cariño, el calor, el apoyo, el compañerismo, fuera de los tuyos, nunca se olvida ¿verdad?.
Te deseo un perfecto fin de semana.
Un besazo.

Mos dijo...

Josefina, como verás, a todos nos encanta saber de tus vivencias. La verdad es que tus años en Alemania han sido una parte muy importante de tu vida. Tus anécdotas son siempre encantadoras. Se ve que eres una gran persona, una buena mujer que hace amigos por donde pasa.
Ya he visto el nuevo parque de Lleida (lo he visto en tu blog solamente). Merecido parque. veo que Lleida está cambiando a mejor a pasos gigantes.
Lo del azulejo sevillano es una gran verdad, no crees?
Y también veo que tu pueblo te encanta. ¡Cómo tira la tierra!

Un placer visitarte y ver todo lo que cuelgas.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Con un pelín de suerte volveré por Lleida para el próximo encuentro poético de Maribel Sánchez.

Tessa dijo...

Hola Josefina:
Entrañables recuerdos, contados con cariño.
Gracias por compartir tus vivencias.

Besos
Tessa